foodstrated-header-joomla8.jpg



L'Ancora da Ciro & Tony


L'Ancora da Ciro & Tony

El amor por la gastronomía del sur de Italia unió a las experimentadas cucharas de Tony D’ Alaimo y Ciro Genova al servicio del restaurante L’Ancora.

Originario de Spinoso, en la provincia de Potenza, al sur de Italia, el chef Antonio “Tony” D’Alaimo inauguró en 1991 su primer restaurante en San José. Cinco años después, su coterráneo Ciro Genova, oriundo de Calabria, también al sur de la península, ponía en marcha su propio restaurante en Guanacaste. ¿Quién no recuerda el famoso Ponte Vecchio, un boomen San Pedro de Montes de Oca allá por 1991; o Il Ritorno, el restaurante de la Casa Italia? Ambos creados por Tony, quien también es el responsable, más recientemente, de 3Scalini, en Lindora.

Ciro, a su vez, fue el precursor de la inolvidable Trattoria, en Los Yoses, en 1997, y desde hace trece años ha forjado el prestigio de L’Ancora, el restaurante que desde abril pasado tiene a Tony como socio.

Los experimentados chefs se habían conocido 20 años atrás haciendo las compras cotidianas en el Auto Mercado del barrio Dent. Ciro vivía en Los Yoses y Tony en Lomas de Ayarco. El amor por su Italia y por la buena comida continúan siendo sus temas predilectos.

Pero, ¿por qué decidieron juntarse ahora? A finales del 2012, Tony vendió 3Scalini, el restaurante que tuvo por tres años en Lindora, y exploraba la posibilidad de abrir otro en el sector de barrio Escalante.

Fue entonces como, en uno de sus usuales encuentros para tomar café, decidieron haceruna de las pocas cosas que les faltaba en su carrera: combinar sus conocimientos y lanzarse juntos al mercado.

Melodía en L’Ancora
Es casi mediodía. Sartenes y cacerolas inician su labor. Una fiesta de especias, verduras, carnes y pastas frescas desfila por doquier. El vino blanco, el aceite de oliva y el vinagre se precipitan en los estantes. Los segundos parecen trabajar doble jornada, mientras un ejército de manos pica y mezcla todo en estrepitosa pero siempre armoniosa labor. Ha subido la temperatura al ritmo de dos voces graves que recitan órdenes en italiano y parecen complementarse de extremo a extremo de la sala.

Es hora del almuerzo en la cocina del restaurante L’Ancora, en barrio Escalante, San José.

Se trata de la cita de ensueño para el gusto y el olfato hecha realidad por estos dos grandes de la gastronomía italiana: Tony y Ciro. Con toda una vida de experiencia en cada trinchera, ambos chefs han decidido cruzar la frontera de la amistad que los une desde que llegaron a Costa Rica, cada uno por su cuenta, hace más de 20 años. Desde hace cuatro meses se asociaron y ahora los dos son dueños y señores de L’Ancora, un proyecto iniciado por Ciro en el 2000.

La experiencia es un dogma para esta dupla. Ambos han sido los fundadores de reconocidos restaurantes en San José, todos referentes culinarios en el país desde la década de los noventa. Cualquier tico quien se diga conocedor de la buena comida italiana tiene que haberse deleitado con alguno de sus platillos. Las pruebas son contundentes…

Química, la receta
Tantos años en las grandes ligas de la gastronomía tienen sus beneficios: ambos han cosechado una larga y fiel lista de clientes. ¿Y cómo no? Son ellos mismos quienes salen a recibirlos y despedirlos. Los llaman por el nombre y apellido y a veces les preparan la comida en su presencia.

Una mirada entre Tony y Ciro es suficiente para que uno comprenda lo que necesita o piensa el otro. Se trata de una complicidad que no solo se refleja en la cocina, sino en el trato a los visitantes y en la vida personal de ambos.

La alianza ya empieza a dar frutos. Uno de ellos es el incremento en la clientela, pues muchos de los seguidores que tenía Tony en Lindora se desplazan ahora desde el Sector Oeste de la capital hasta L’Ancora.

Y eso es mucho decir en estos tiempos, cuando abundan los lugares para salir a comer. El punto, afirman, es dar siempre el mejor servicio, y eso, en un negocio como el suyo, lo define la comida fresca y la atención personalizada.

A esto se suma el carisma de estos dos gurús de la cocina, a quienes el paso de los años pareciera darles más energía, la necesaria para salir airosos del almuerzo y entrar de lleno con la cena, una y otra vez, juntos, todos los días.

-Slivia Artavia G.

Contact Info: Website / Facebook